Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra [Política de cookies]. ACEPTAR

Logo Gráficas Quiñones
Cartas de restauración y hostelería, manteles de papel, carteles, envases... | GRÁFICAS QUIÑONES Cartas de restauración y hostelería, manteles de papel, carteles, envases... | GRÁFICAS QUIÑONES

Hostelería

Cartas de restauración y hostelería, manteles de papel, carteles, envases...

La carta o el menú es el medio por el cual un negocio de restauración presenta sus productos al cliente.

Debemos darle la importancia que tiene ya que es un elemento de comunicación fundamental debido a que es donde se encuentra la oferta gastronómica, uno de los aspectos esenciales en la decisión de acudir a un local y no a otro.

Al hostelero le sirve para diferenciarse de la competencia y por esta razón debe presentarla bien diseñada, clara, original, con toda información necesaria y olvidarse de las fotocopias plastificadas o las tapas de polipiel con la propaganda de una bodega de vino.

Su diseño debe estar en perfecta armonía con el estilo del local, el tipo de decoración, la presentación de los platos, el uniforme de los empleados, el tipo de cliente habitual, etc.

En Gráficas Quiñones diseñamos e imprimos cartas y menús, pero también manteles de papel, carteles informativos, envases de papel y cartón, etc., para todo tipo de hoteles, restaurantes, bares, bocaterías, platos combinados, pizzerías, teterías, cafeterías, etc.

Para el correcto diseño de su carta, tenemos en cuenta estas recomendaciones:

  • Funcionalidad: Lo más importante de todo es que sea funcional, que inspire y que ayude al cliente a decidir. Debe estar bien concebida ya que es la primera experiencia que el cliente va a tener con la cocina.
  • Orden: El orden en el que se exponen los platos y los epígrafes bajo los que se reúnen también tienen que estar pensados para guiar al comensal y seducirlo.
  • Identidad del local: Lo esencial en este caso es que la carta sea reflejo del local. En una carta bien hecha, el continente debe cuidarse tanto como el contenido, debe sorprender, conectar con el espíritu del local y transmitir los valores del local y de su cocina.
  • Diseño estético: El diseño debe cuidarse al máximo, el uso de las tipografías y la inclusión de ilustraciones o fotografías debe estar esmeradamente tratado. No sirven imágenes de mala calidad de los platos que los hagan poco apetecibles.
  • Una carta por comensal: El restaurate debe entregar una carta a cada cliente que se siente en la mesa para que pueda leerla sin tener que compartirla. La carta de vinos puede ser una por mesa.
  • Ojo con las traducciones: En el caso incorporar traducciones de los platos a diferentes idiomas, éstas deben ser realizadas por traductores expertos en hostería y no dedemos realizar traducciones literales de títulos con significado local. Ante la duda debemos describir el plato y sus ingredientes para que el cliente entienda más o menos lo que está pidiendo.

Ejemplos

"Todo es diseñado. Pocas cosas son bien diseñadas"

— Bryan Reed

Ir arriba